My Spanish grandfather Armando Ochoa Alba was an advocate of education and excellence. He lived in Spain in poverty conditions and his family suffered persecution during the Spanish Civil War (1936-1939). In 1955 he and his parents emigrated to Buenos Aires to start a new life far from the dictatorship. Once he was there, he ruled a school and he devoted himself to charity in low-income neighborhoods, orphanages, and churches. I got to know my grandfather late. Family conflicts had separated us almost until my 20's. When we met again it was like dealing with a stranger. I started to get closer to him and to discover the role that he represented in my mother's family.

     A year and a half later, he lost his life in a car accident in Argentina. My mother and my brother, who were in the same car, survived, but my grandfather didn't have the same luck. I felt that something that was just starting suddenly run away. Curious to know how it had been his life before emigrating to Buenos Aires, I started this documentary project on the reconstruction of his story and blurred identity. His village Valtuille de Arriba, in the province of León, Spain, became the focus of my work. Nowadays, more than 60 people live there and the age average is 75 years old. The village is an example of the old generation of Spaniards whose time is running out.


 

nicolascarvalhoochoa - Quienes quedan en el pueblo de Valtuile de Arriba envejecen mientras que aquellos que debieron partir hacia nuevos horizontes permanecen en la memoria del lugar como jóvenes eternos.
nicolascarvalhoochoa - “Tus bisabuelos españoles dejan Valtuille de Arriba y se van a vivir a la Argentina, tienen dos hijos en Buenos Aires y cuando regresan al pueblo nace tu abuelo. Los años pasaron y ahora vos como nieto regresas buscando sus huellas.”
nicolascarvalhoochoa - “Ayer vi la casa con la puerta abierta y hace mucho tiempo que nadie venía. Entonces me pregunté: !Ay Dios! ¡¿No habrá venido alguien de Buenos Aires acaso?!”
nicolascarvalhoochoa - “Desde el campanario de la iglesia puedes ver todo el pueblo. ¿Paramos aquí?”
nicolascarvalhoochoa - “Con tu abuelo vivímos en un lugar muy hostil durante y luego de la Guerra Civil Española. Por tener distintas posturas políticas y religiosas no nos fue fácil la vida.”
nicolascarvalhoochoa - “Muchas veces nos acostábamos a dormir sin comer y orábamos por el siguiente día. Pasábamos las horas con poca esperanza. Hasta que una madrugada de lluvia escuchamos golpes en la puerta. Era el panadero que en plena Guerra Civil nos traía 3 kilos de pan.”
nicolascarvalhoochoa - “Hay que entrar por esa calleja, y a mano izquierda, más arriba, es donde vivía tu abuelo. Había unas escaleras por fuera que ahora no sé cómo estarán. La verdad que desconozco si todavía existe o si ya se derrumbó todo.”
nicolascarvalhoochoa - “La gente iba mucho a la casa de tu abuelo. Recuerdo que toda la familia era muy servicial. Íbamos a pedirle cualquier cosa que nos hiciera falta y si lo tenían, lo daban.”
nicolascarvalhoochoa - “Llegamos a ser 800 personas. No había casa que no estuviera habitada. Antes en un espacio de 50 metros vivían entre 7 y 8 personas. Había como 300 chicos y casi 100 íbamos a la escuela. En este pueblo ha habido muchísima gente.”
nicolascarvalhoochoa - “Durante los años 60 y 70 hacíamos las fiestas del patrón del pueblo. Cuando salíamos de misa íbamos a tomar el vermuth y a comer unas galletas. Venía una orquesta a hacer la procesión y se bailaban unas piezas. Venían los del pueblo Valtuille de Abajo y nosotros los de Valtuille de Arriba también íbamos para allí.”
nicolascarvalhoochoa - “Cuando los rojos bajaron del monte vinieron a robar y mataron al cura Don Eloy. Luego fueron a buscar a su sobrino Wenceslao, el maestro de los chicos. Él logró escapar por la ventana gracias a unas sábanas, pero a la escuela la incendiaron.”
nicolascarvalhoochoa - “La escuela que ardió, donde estudiaba tu abuelo hasta que la prendieron fuego los comunistas, se encuentra allí abajo. Quedarán nada más que piedras; estará todo lleno de zarzas y malezas. No sé si aún se podrá entrar allí.”
nicolascarvalhoochoa - “Mi padre recibía las cartas de tu bisabuelo y abuelo y cuando respondía se le caían tantas lágrimas que tenía que quitarle el papel para poder terminarlas. Eran un borrón de gotas.”
nicolascarvalhoochoa - “Tu abuelo se hizo mejor vida y empezó a formarse en la sastrería. Él no trabajaba la tierra. Iba cada día al centro de Villafranca del Bierzo para aprender el oficio.”
nicolascarvalhoochoa - “Eran requete mozos cuando se fueron. Fuimos a pie hasta Toral de los Vados para decirles adiós. Tomaron el tren para ir a Vigo y una vez allí se subieron a un barco para ir a la Argentina. En aquel entonces, tomarse un barco era como no volver nunca más.”
nicolascarvalhoochoa - “Me acuerdo de una canción que nos cantaron en la despedida de tu abuelo y sus padres cuando marcharon para la Argentina en el año 1955: Cuando un amigo se va, muy lejos de sua terra, tem muita pena na alma, que chega a chorar por ela. Era como no volver nunca más”
nicolascarvalhoochoa - “Mi padre recibía las cartas de tu bisabuelo y abuelo y cuando respondía se le caían tantas lágrimas que tenía que quitarle el papel para poder terminarlas. Eran un borrón de gotas.”
nicolascarvalhoochoa - “En 2014 murieron más de una decena de personas en el pueblo. Al día de hoy somos sólo 60 los que quedamos aquí.”
nicolascarvalhoochoa - “La vejez es mucho más bonita aquí que en la Capital.”
nicolascarvalhoochoa - “Si todo lo dejas pasar, uno no recuerda tanto.”
Facebook Twitter Instagram LinkedIn