nicolascarvalhoochoa - Carmen Vallés, supervisora de trasplantes y enfermera quirúrgica del Hospital Universitario Vall dHebron, bebe por la mañana un café en el comedor del hospital médico mientras se encuentra en guardia a la espera de un potencial donante. Durante la mayoría de las semanas, Carmen está 6 de 7 días en guardia, tanto en el centro hospitalario como en su casa.
nicolascarvalhoochoa - Carmen visita con frecuencia la sala de esterilización para controlar que todo el equipo de herramientas y materiales necesarios para los operaciones quirúrgicas esté completo y desinfectado para poder contar con ellos de un momento a otro.
nicolascarvalhoochoa - La enfermera quirúrgica Mar Castellero y los cirujanos cardíacos infantiles Joaquín Pérez y Saioa Santiago Martínez arriban velozmente a uno de los quirófanos del Vall dHebron con un corazón recién extraído de un donante joven para implantarlo en el cuerpo de otro adolescente que lo precisa con suma urgencia.
nicolascarvalhoochoa - Carmen es la encargada en verificar y recibir el órgano del donante antes de una operación quirúrgica. Minutos ante de la llegada del órgano, todo el equipo médico se encuentra ya esterilizado y preparado para trabajar en la de quirófanos. Según el tipo de operación, Carmen convoca a distintos grupos de especialistas pocas horas antes de comenzar trabajar.
nicolascarvalhoochoa - El cirujano pediátrico Joaquín Fernández y la enfermera quirúrgica Nadia Ríos retiran con cuidado el corazón del contenedor y se preparan para iniciar el implante en el joven adolescente. Junto al Hospital Clinic, Vall dHebron es el único hospital de Cataluña que realiza éste tipo de implantes.
nicolascarvalhoochoa - La eficiencia y el esfuerzo en equipo están por sobre climas de tensión. Si bien cada operación es decisiva y la concentración se siente en toda la sala, el nivel de profesinalidad de enfermeros, antestecistas, cirujanos y el resto del personal médico crea un ambiente tranquilo donde cada uno sabe perfectamente qué hacer y cuándo hacerlo.
nicolascarvalhoochoa - Carmen observa junto a un grupo de enfermeras el trabajo de los cirujanos y asistentes luego de más de 4 horas de trabajo en el implante del corazón. Hay días que las operaciones pueden reaccionar de forma no esperada y Carmen puede trabajar horas y días de forma continuada si es que además aparecen nuevos potenciales donantes.
nicolascarvalhoochoa - Los cirujanos Joaquín Pérez y Joaquín Fernández trabajan conjuntamente en el implante del corazón en el joven adolescente. En un principio ver este tipo de cirugías resulta fuerte a nivel visual y emocional, pero luego uno entiende el cuerpo humano y lo endeble que somos.
nicolascarvalhoochoa - Parte del cuerpo médico traslada al adolescente recién operado a la sala de reanimación tras el implante de corazón que llevó un total de 9 horas de cirugía. Los padres tienen la oportunidad de verlo por menos de un minuto en una sala común antes de proseguir con el tratamiento.
nicolascarvalhoochoa - Carmen descansa e inevitablemente aún discute sobre trabajo en uno de los comedores del hospital. Antes, a veces durante, y después de una operación el cuerpo médico toma breaks rotativos y tiene acceso a un catering básico de sandwiches, agua, café, frutas y yogures. El cansancio, la dinámica de trabajo y la presión llevan a los médicos a simplemente querer descansar y tener la oportunidad de hablar de temas banales más que sentarse a comer.
nicolascarvalhoochoa - Los cirujanos y parte del cuerpo médico esperan en una sala quirúrgica aledaña por la despedida de los familiares y la consecuente desconexión de la ventilación asistida. Al certificar la muerte del paciente al cabo de unos minutos, el resto de los médicos vuelven a la sala para proceder con la extracción de los riñones.
nicolascarvalhoochoa - Los cirujanos urólogos Jorge Ropero y Marta Allué cubren el cuerpo de un donante de riñones de edad mayor que se encontraba en la Unidad de Curas Intensivas con un daño neurológico irreversible en la Unidad de Curas Intensivas. Cuando pacientes cuentan con un nivel de detrimento irrecuperable se consulta a las familias la posibilidad de donación de órganos a través del proceso conocido como asistolia controlada, momento en que se detiene la ventilación que le permite estar aún con vida.
nicolascarvalhoochoa - Los cirujanos Ropero y Allué y el residente en urología Carlos Gasanz trabajan en la extracción de los riñones. Al estar ubicados debajo de otros órganos resulta una tarea dificultosa llegar a ellos. Sin embargo, este tipo de extracción suele llevar en 3 y 4 horas.
nicolascarvalhoochoa -
nicolascarvalhoochoa -
nicolascarvalhoochoa - La extracción de uno de los riñones resulta exitosa y a pesar de ser de un hombre de edad mayor se encuentra en muy buen estado. De cualquier modo, siempre el implante de cualquier órgano debe hacerse en otra persona de edad medianamente similar a la del donante.
nicolascarvalhoochoa - Allué y Ropero conversan entre sí mientras retiran la grasa circundante de los riñones ya extraídos. Los riñones resistirán por lo menos 24 horas bajo conservación en frío antes de ser implantados en el receptor que lo necesite. Los riñones son los órganos más aguantan, el corazón y los pulmones sólo pueden tolerar un lapso de 6 horas antes de ser implantados.
nicolascarvalhoochoa - La enfermera anestesióloga Manoli Zafra se apoya agotada sobre la camilla momentos después de dar por finalizada la extracción. Trabajar en el mundo de la donación y el trasplante es un trabajo arduo e intenso que no está hecho para cualquiera.
Facebook Twitter Instagram LinkedIn